Acercar a María al alumnado con TEA

Mayo es el mes del cambio del triste invierno a la alegre primavera, el mes en el que todo se llena de vida y de color, al igual que hizo María con su sí a Dios, nos brindó la oportunidad de una vida nueva, de un renacer, nos dio la oportunidad de conocer a Cristo.

Es por ello, que no podemos dejar pasar este mes sin hablar a nuestros alumnos y alumnas de María, aprovechado que todo lo que vemos a nuestro alrededor nos recuerda la belleza de la entrega de la Madre de Dios.

Apostando por la atención a la diversidad, tenemos que buscar metodologías y materiales que nos permitan acercar a María al alumnado con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

¿Qué y cómo trabajar con el alumnado con TEA?

El CIE-11, en el capítulo 6 indica que el trastorno del espectro autista se caracteriza por déficits persistentes en la capacidad de iniciar y sostener la interacción social recíproca y la comunicación social, y por un rango de patrones comportamentales e intereses restringidos, repetitivos e inflexibles.

Para trabajar con este alumnado tendremos que ser conscientes de que presentan unos intereses muy restringidos, en general se sienten motivados por las tareas manipulativas y van a precisar Sistemas Alternativos y Aumentativos de la Comunicación (SAAC), que complementen o sustituyan el mensaje oral.

Podremos intervenir con ellos empleando la metodología TEACCH que significa “Tratamiento y Educación de Niños con Autismo y Problemas Asociados de Comunicación” y que surgió en los años 70 con el fin de dar una respuesta educativa al alumnado con TEA.

Fundamentalmente se basa en la estructuración de la tarea, en todos los ámbitos desde el tiempo hasta la organización espacial y visual.

A continuación, vamos a analizar cómo plasmarla en nuestras sesiones de religión.

 

Religión y alumnado con TEA

Como maestros de Religión podemos adaptar nuestra asignatura a través de esta metodología, sin olvidar que debemos coordinarnos con el resto de profesionales que intervienen con estos alumnos y alumnas, aunando criterios sobre claves visuales, normas, espacios, etc. Por ejemplo, es muy necesaria la anticipación por medio de la agenda visual de nuestra sesión de Religión, evitando niveles de ansiedad y frustración.

Además, ser conscientes de que este alumnado desarrolla más apego hacia figuras de referencia, que probablemente sean su tutor o tutora o el maestro especialista del aula TEA, por lo que siempre debemos estar en comunicación con ellos para solucionar conflictos, anticipar actividades o cambios y potenciar las capacidades del alumno.

Si contamos con aula de Religión, podemos dividirla en zonas de trabajo, donde cada lugar esté destinado a una tarea concreta, definiendo cada espacio con mobiliario o colores, estructurando también nuestro espacio.

Podemos dotar de mayor sentido el espacio de trabajo el niño o niña con TEA, situar al niño ofreciéndole las tareas a realizar a mano izquierda, y un lugar a mano derecha donde pueda dejarlas una vez terminadas.

Es importantísimo minimizar las distracciones del aula tanto de manera visual y auditiva, tan solo hemos de colocar en las paredes o mesas las claves que van a servir para que el niño o niña, no poner música de fondo o evitar los ruidos sorpresivos.

El trabajo que planteemos será rutinario pero flexible, es decir, siguiendo una estructura de actividades que no variará, pero cuyo contenido sí lo hará. Las tareas deben incorporar claves visuales que permitan que el alumnado con un simple vistazo sepa lo que tiene que hacer. También podemos basar nuestro trabajo en el aprendizaje sin error, evitando frustraciones y construyendo los aprendizajes de manera segura.

Material TEACCH de María

Con todas estas claves, podemos elaborar material para este mes de mayo, os voy a presentar algunos ejemplos, para que podías ver que no es un recurso difícil de elaborar y que siguiendo las directrices descritas, podemos crear gran cantidad de material.

En el caso de la fotografía, el alumno debe colocar las flores junto a María guiándose por su color y el color del jarrón.
Si analizamos la actividad vemos que hay flores y jarrones vacíos, de manera instintiva se nos ocurre colocar las flores en los jarrones y el color nos indica cómo colocarlas. Con esta lámina estamos trabajando la clasificación, el color y la anticipación de las ofrendas florales a la Virgen María.

También podemos realizar una clasificación de cuadros en los que aparece María, sirviéndonos de la consigna “María viste de color azul”, que les presentaremos previamente de manera visual. Para ayudar al alumno en esta clasificación, recuadraremos cada ilustración de color azul y pondremos el fondo también de color azul.

Partiendo de la figura de María, podremos trabajar valores asociados a ella como: ayudar, trabajar, cuidar, etc.; y  realizar esta clasificación con claves visuales como cara contenta de color verde y cara triste de color rojo.

Os dejo un ejemplo de cómo trabaja un alumno con TEA con este material:

En el siguiente enlace podéis descargar este libro con actividades de María, elaboradas con metodología TEACCH y analizar cómo cada una de ellas lleva implícita la consigna de qué debo hacer.

https://drive.google.com/file/d/1ykiFpQSKZOu8xV0hSRKaFJgu3o2x29pI/view?usp=sharing

 

 

 

 

Os invito a contarme por los comentarios cómo son vuestras experiencias con el alumnado TEA en las clases de religión, así como a plantear cualquier duda.

 

Los símbolos pictográficos utilizados en las fotografías son propiedad del Gobierno de Aragón y han
sido creados por Sergio Palao para  ARASAAC (http://www.arasaac.org), que los distribuye bajo Licencia 
Creative Commons BY-NC-SA. Autora de las fotografías:  Beatriz Martínez Álvaro  bajo licencia Creative 
Commons BY-NC-ND. Las ilustraciones que aparecen en las fotografías son cedidas por Sara Bargueño Grafo.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web usa cookies para mejorar tu experienciae. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar si lo desea Aceptar Leer más