Ofensas y perdones

Publicado en el número 336 de la versión en papel. Enero de 2020

En estas glosas mes a mes de las obras de misericordia, sea hoy escribir sobre la de “perdonar las ofensas”. Para la vida cotidiana, baste con comentar que nos damos por ofendidos a menudo por minucias y con denunciar los interminables odios cainitas por acciones que apenas fueron dañinas para el ofendido. Somos demasiado susceptibles, tomamos como injuria cualquier desdén, olvido o crítica. La ideología del “honor”, tanto la aristocrática como la rural, ha conducido a duelos con sangre, al asesinato del rival y de la pareja “infiel”, a venganzas entre familias e, incluso, entre países o, más bien, entre sus reyes o gobiernos a guerras con millones de víctimas. Hasta ahí la educación para el perdón de las ofensas resulta fácil. Ha de centrarse en desmontar esa perversa ideología y en reforzar la autoestima de los educandos para no darse por ofendidos, heridos, humillados por un quítame allá esas pajas. La vida escolar depara muchas ocasiones (peleas y roces entre alumnos) para esa educación.

No resulta tan simple, en cambio, ante ofensas mayúsculas. Para la mujer que ha sufrido una violación o para aquel a quien le han asesinado a su pareja, a un hijo, a un padre, ¿qué significa perdonar al criminal? ¿Olvidar? ¿Habrá que abrazarlo? ¿Intentar que salga de la cárcel?

También niños y adolescentes pueden sufrir malos tratos devastadores: pederastia, acoso familiar o escolar (mobbing o bullying). Tras cortar por lo sano (si hay algo “sano” en esos tratos) desde la autoridad competente, ¿en qué habrá de consistir perdonar? En esta sencilla columna no cabe dar y razonar respuestas para situaciones en verdad extremas. Quede esto para un máster de grado superior en ética. O para exegetas del padrenuestro: “Perdónanos como nosotros perdonamos”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web usa cookies para mejorar tu experienciae. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar si lo desea Aceptar Leer más