Resiliencia

“El justo cae siete veces, pero se levanta” (Prov 14,16). La escuela ha de educar para los logros, los aciertos: ¡no confundir con triunfos, con victorias (algo bien distinto), que reparten el mundo entre ganadores y perdedores! También ha de educar para aprender de los fallos, los fracasos, los errores, las caídas y recaídas, los “pecados” (en origen, “pecado” = “yerro”). Ha de enseñar a levantarse. La vida y la acción se abren paso por ensayo y error. Dice un viejo aforismo que “errar es humano”. Los humanos nos equivocamos más que los robots. Los fallos y los actos fallidos nos humanizan, así como nos humaniza reconocerlos; y robot será el maestro que no reconozca ante los alumnos haber fallado, haberse equivocado en tal o cual ocasión.

Ha de invertirse el orden en lo de “ensayo y error”, convertirse en “error y ensayo”: a cada fallo ha de seguir un nuevo intento. Beckett lo dice en un inglés minimalista en su contundencia mono y bisilábica: “Try again, fail again, fail better”. Es decir, en castellano y más largo: “Inténtalo de nuevo, fracasa de nuevo, fracasa mejor”.
O en paráfrasis que, seguramente, no se corresponde ya con el pesimismo de Beckett: saber ir de fracaso en mejorado fracaso una y otra vez, hasta el logro final.

Hasta anteayer, a eso se le llamaba la “moral del Alcoyano”: quien resiste o insiste acaba por ganar. Ahora, el lenguaje culto lo llama “resiliencia”: capacidad de la persona para recuperarse frente a la adversidad (no solo al dolor), para levantar cabeza, seguir proyectando el futuro y obrar con energía en consecuencia. A la contrariedad del fracaso hay que oponerle la firmeza de continuar intentando. En la escuela, ha de practicarse tras los fallos, sea de un alumno o del grupo. De la educación moral forma parte educar para la resiliencia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web usa cookies para mejorar tu experienciae. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar si lo desea Aceptar Leer más