Aprender a cuidarnos

Nadie puede pensar que puede vivir solo. Desde que nacemos hasta que morimos, somos cuidados y cuidamos a otros. Normalmente a la vez, excepto los bebés que necesitan ser cuidados hasta que aprenden a cuidar, porque esta acción humana también se aprende a través de la imitación, pero también a través del desarrollo de la empatía y la compasión. Las relaciones con otras personas nos nutren, son fuente de felicidad y también frecuentemente de sufrimiento. Una buena amistad, un buen amor, una conversación divertida: todo ello nos nutre. En la escuela católica, el cuidado es uno de los pilares fundamentales, pues está fundamentado en el propio Evangelio, en el cuidado que se deriva de las relaciones de Jesús. Es la base de la hermandad que funda la Iglesia y es deseo para una sociedad igualitaria y democrática, como dice Francisco en Fratelli tutti. Trazar lazos de hermandad y cuidado es tarea escolar por el hecho de que este rasgo humano se aprende y se debe entrenar. ¿Cómo podríamos introducir en las programaciones espacios para aprender a cuidarnos? Sería deseable que se dedicaran tiempos para aprender a escuchar activamente, de tal manera que los alumnos se liberaran de los prejuicios y las expectativas que se generan sobre los otros y fueran capaces de apreciar la diferencia como riqueza. Sería deseable que aprendieran como currículo evaluable a tener buenas conversaciones, donde se expresaran con claridad y con ideas profundas que faciliten la resolución de conflictos. Sería deseable que se entrenara al alumnado en la empatía y la observación del otro, para localizar sus demandas y necesidades y poder discernir qué cuidados necesitan unos y otros. Sería deseable que nos atreviéramos a programar los currículos desde esta competencia evangélica, dando más importancia a la práctica del cuidado en el conocimiento que a un conocimiento teórico y poco real. ¿Nos atrevemos?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web usa cookies para mejorar tu experienciae. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar si lo desea Aceptar Leer más