Educar al humanismo solidario

Desde las directrices marcadas por el Informe Delors (1996), son varios los documentos que han profundizado en esos pilares educativos. Pero, en las últimas décadas, ¿esa voluntad se ha visto realmente reflejada en transformación efectiva? ¿Cuál es la dirección que tenemos que tomar?

Todos coinciden en que nos encontramos en emergencia educativa. Desde dentro y fuera de la Iglesia, así se nos señala. Hoy, la educación está de moda, crece en importancia y es más necesaria que nunca. Con todo, existe un gran desnivel entre lo que decimos y lo que realmente se hace en la escuela, en…

Este contenido es solo para suscriptores.
Si eres suscriptor de papel, contacta para tener acceso Solicitar acceso
Si aún no eres suscriptor Pulsa aquí para suscribirte.
Inicia sesión si ya tienes tu acceso.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.

Esta web usa cookies para mejorar tu experienciae. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar si lo desea Aceptar Leer más