“Challenge La Rioja”: Peregrinaciones con alma

Cuando la virtualidad provoca una transformación muy real.

Logroño. A mediados de marzo de 2020. Estado de alarma. Todos los alumnos han de permanecer en sus casas ante el avance de la pandemia. Nuevas formas de relación y de aprendizaje se van recreando. Ante la necesidad de ofrecer una formación sobre Tierra Santa a treinta y cinco jóvenes que pretendían peregrinar en agosto de 2020, surge “Tierra Santa challenge” como una propuesta del Secretariado de Pastoral Juvenil de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño (www.e-sm.net/193651_02).

Una peregrinación virtual por la tierra de Jesús con treinta etapas con textos, vídeos, propuestas orantes, gamificación, adivinanzas e, incluso, chistes y recetas de cocina. ¡Y un formulario-examen para ver el nivel de aprovechamiento! Pensado para un centenar de jóvenes de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, se inscribieron tres mil doscientas personas de más de una veintena de países. Grupos de catequesis, clases de Religión, asociaciones, la Comisaría de Tierra Santa, etc. se interesaron.

He aquí el origen del proyecto “Challenge La Rioja” que, además de “Tierra Santa challenge”, elaboró posteriormente “Lourdes challenge” (diez etapas), “Camino de Santiago challenge” (veintiocho etapas), “Auschwitz challenge: camino hacia la esperanza con Etty Hillesum” (doce etapas), “Biblical challenge” (veintiséis etapas), “Spiritus challenge: preparación para la confirmación” (cuarenta y cuatro etapas) y “Christmas family challenge” (veintisiete etapas).
En definitiva, un proyecto diocesano respaldado por Carlos Escribano, obispo de la diócesis en los inicios de este proyecto, y gestionado por un equipo que coordinaba las aportaciones de decenas de personas de La Rioja, de otras regiones españolas y de ultramar.

Claves de éxito y rasgos de identidad

La cuestión es: ¿de dónde procede el éxito de estos itinerarios que han llevado a inscribirse a más de treinta mil personas de más de cincuenta países? ¿Cuáles son las claves pedagógicas que lo convierten en una herramienta atractiva como camino de interioridad y como aprendizaje de los núcleos del hecho religioso cristiano? ¿Cómo ha sido posible que incluso personas no creyentes hayan encontrado en los challenges un acercamiento al misterio que es cada uno y al Misterio con mayúsculas? He aquí algunas pistas que compartimos junto con algunas palabras de Fratelli tutti que nos resultan inspiradoras:

  • REGALO DEL RESUCITADO A SU IGLESIA. El Departamento de Evangelización Digital Challenge de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño es lo que más claro tiene. Podrá sonar muy piadoso, pero les da igual: los challenges es una experiencia que surge en tiempo de Pascua como un modo mediante el cual Jesús resucitado desea llegar a un número cada vez mayor de jóvenes y no tan jóvenes. El Espíritu es más audaz que nuestros planteamientos pastorales y hace ya tiempo que navega por la web. “Ella [la Virgen María], con el poder del resucitado, quiere parir un mundo nuevo, donde todos seamos hermanos, donde haya lugar para cada descartado de nuestras sociedades, donde resplandezcan la justicia y la paz” (Fratelli tutti 278).
  • UNA TEOLOGÍA Y UNA ESPIRITUALIDAD FRESCAS. Fieles a la doctrina cristiana, contamos con especialistas bíblicos y teológicos con gran experiencia en el terreno pastoral y de la escuela. Esto hace que los contenidos queden muy encarnados en la realidad y suenen a “presente”, “actuales” y conectados a la vida. Además, sentimos que la diversidad de corrientes religiosas y/o espirituales son una riqueza aún por explorar. Lejos de demonizar lo diferente, se intenta aprovechar lo bueno de los demás: músicas, acentos, textos, testimonios. Es claro que estamos llamados a la unidad, pero no a la uniformidad. “Creemos que Cristo derramó su sangre por todos y cada uno, por lo cual nadie queda fuera de su amor universal. Y, si vamos a la fuente última, que es la vida íntima de Dios, nos encontramos con una comunidad de tres personas, origen y modelo perfecto de toda vida en común. La teología continúa enriqueciéndose gracias a la reflexión sobre esta gran verdad” (Fratelli tutti 85).
  • EL LENGUAJE CERCANO. Cada etapa tiene una carta inicial en la que, desde la agencia de viajes (o desde el servicio secreto del Vaticano, desde los pastores de Belén, etc.: cada challenge tiene una historia de fondo diferente), se te anima a aprovechar la aventura del día. Y lo hace mediante un lenguaje espontáneo y con tintes de humor: de tú a tú. Evitando un lenguaje teológico que pudiera sonar más frío y apostando por el “colegueo” más informal.
  • LA PEDAGOGÍA. Se intenta que los vídeos que presentan los lugares que se visitan o las reflexiones y testimonios sean cortos (cinco-seis minutos) y consigan un equilibrio entre sencillez y profundidad. De este modo, es posible superar las explicaciones simples y piadosas de siempre y vislumbrar la densidad del tema que se trata. Esto posibilita, de hecho, que se suscite curiosidad y deseo de saber más. Esto último queda encauzado por medio del “Material extra y opcional” que tienen todas las etapas.
  • EL FORMULARIO DE PREGUNTAS Y LA GAMIFICACIÓN. El hecho de que al final de cada etapa sea necesario adquirir una puntuación mínima para adquirir el “billete de bus” hacia el siguiente lugar suscita un extra de atención y motivación. Además, estamos a punto de inaugurar un sistema de “insignias” con el fin de acumular las “recompensas” conseguidas. Se ha de destacar también que algunas de las cuestiones implican una investigación extra intentando hacer ver que las cuestiones teológicas necesitan de otras ramas del saber para enriquecerse: historia, geografía, matemáticas, ciencias naturales, etc. Por otro lado, aunque el nivel de gamificación es aún sencillo, todos los challenges tienen un enigma que hace de hilo conductor y que solo es posible resolver mediante las pistas que se ofrecen etapa tras etapa. Asimismo, algunos juegos sencillos del tipo “¿Quién es quién?” o “El rosco de pasapalabra” salpican los challenges.
  • ACOMPAÑAMIENTO. Quizá esta es una de las claves más importantes. Además del típico correo de incidencias que se intentan responder diariamente, cada peregrino puede pedir ser acompañado por un “amigo peregrino” que, a lo largo de la experiencia, ayuda en cuestiones técnicas, pero, sobre todo, “escucha” y comparte lo que la vivencia interior está suponiendo. Este acompañamiento por correo electrónico o por mensajes internos de la plataforma se complementa con dos o tres encuentros por videoconferencia en grupos de diez-veinte personas.
  • FOROS. Cada uno de los challenges tiene su propio foro en Facebook, pero en la plataforma digital ya tenemos habilitados una serie de foros por cada etapa que está ayudando a crear “Comunidad challenge”, donde se comparten nuevos conocimientos, habilidades, imágenes, etc. y hace que, además del acompañamiento personal o grupal, el peregrino sienta la pertenencia a una gran peregrinación multicultural.
  • FAMILIA CHALLENGE. Cada peregrino tiene, además, la posibilidad de pertenecer a la familia challenge de voluntarios. Es decir, quien desee permanecer en el proyecto puede hacerlo aportando sus habilidades: traduciendo el material a otros idiomas, dibujando, aportando un material propio, convirtiéndose en acompañante de otros, etc. De este modo un challenge no es solo un producto que se consume, sino un proyecto que te abre sus puertas.
  • SER SAMARTITANOS. Siendo gratuita la inscripción, pedimos siempre en las etapas finales un donativo que destinamos a la sostenibilidad del proyecto challenge y a obras sociales que van en la línea del challenge: Cáritas, Hospitalidad de Lourdes, albergues diocesanos del Camino de Santiago, cristianos de Tierra Santa, etc. Se desea hacer ver que un itinerario espiritual implica una responsabilidad social. “Enfrentamos cada día la opción de ser buenos samaritanos o indiferentes viajantes que pasan de largo. Y, si extendemos la mirada a la totalidad de nuestra historia y a lo ancho y largo del mundo, todos somos o hemos sido como estos personajes: todos tenemos algo de herido, algo de salteador, algo de los que pasan de largo y algo del buen samaritano” (Fratelli tutti 69).

Clase de Religión y challenge

Entendemos que la situación que vivimos exige tener un plan B por si el confinamiento domiciliario se diera de nuevo. Pero, incluso si no se da, son varios los profesores que nos comentan que los challenges son un material complementario muy interesante y atractivo.

De hecho, son ya varios los colegios de diferentes comunidades autónomas (Navarra, Madrid, Murcia, Andalucía, Canarias) los que se han puesto en contacto con nosotros para unirse a los challenges en las fechas propuestas por la propia organización e, incluso, para habilitarles challenges ad hoc para fechas concretas. Y, aunque es cierto que la mayoría de las peticiones nos llegan desde la clase de Religión, también las asignaturas de Filosofía y de Historia se han interesado, por ejemplo, por el “Auschwitz challenge”. ¡Bendita experiencia de fusión curricular en la que varios profesores de diferentes áreas se han unido! ¿Y las edades? Quizá a partir de tercero de Educación Secundaria Obligatoria. Aunque es cierto que nuestra peregrina más joven y que está súperfeliz es una niña de diez años que pertenece al Movimiento Scout Católico.

Cierto es que la clase de Religión tiene en los challenges un aliado único. Acercarse a Tierra Santa es acercarse a una cristología sugerente; Lourdes, a una mariología aterrizada, solidaria e incluyente; Camino de Santiago, a un itinerario de búsqueda existencial desde situaciones personales muy diversas; Auschwitz, a la mística y audacia que se generó en la Segunda Guerra Mundial; “Biblical”, a una introducción no iniciática y jugosa de la Sagrada Escritura; “Christmas Family”, a un Adviento muy especial buscando las “figuritas del Belén” por todo el mundo. Y es que, “gracias al intercambio regional, desde el cual los países más débiles se abren al mundo entero, es posible que la universalidad no diluya las particularidades. Una adecuada y auténtica apertura al mundo supone la capacidad de abrirse al vecino, en una familia de naciones. La integración cultural, económica y política con los pueblos cercanos debería estar acompañada por un proceso educativo que promueva el valor del amor al vecino, primer ejercicio indispensable para lograr una sana integración universal” (Fratelli tutti 151).

Se trata, por tanto, de un material que se puede desarrollar en clase de Religión pero que está pensado especialmente para hacerlo en casa, con el portátil, el móvil o la tableta. Varias veces a la semana. Como cada alumno debe responder a algunas cuestiones abiertas, el profesor tendrá siempre un material precioso para conocer qué le va tocando a cada joven, qué cuestiones quedan claras y cuáles necesitan de una mayor profundización.

En definitiva, los challenges son viajes que se abren en el espacio virtual para un mejor y mayor conocimiento del hecho religioso; son aventuras que promueven la creatividad y la imaginación para obtener éxito en misiones especiales; son retos con alma que ponen en marcha el dinamismo del corazón; son desafíos solidarios que no olvidan las heridas de la humanidad y nuestra obligación para con la “casa común”; son un medio para el gran fin de la fraternidad universal que es posible desarrollar desde catequesis, desde la oración personal, desde el grupo de amigos, desde el ámbito familiar y, también, desde la clase de Religión.

Y para continuar… ¡“San Francisco de Asís challenge”!

A partir de la publicación de la encíclica Fratelli tutti sobre la fraternidad y la amistad social y animados por la petición de cientos de peregrinos, se ha visto la pertinencia de ofrecer una experiencia virtual en formato challenge sobre la figura de san Francisco de Asís para inicios del año 2021. Y es que, “san Francisco, que se sentía hermano del sol, del mar y del viento, se sabía todavía más unido a los que eran de su propia carne. Sembró paz por todas partes y caminó cerca de los pobres, de los abandonados, de los enfermos, de los descartados, de los últimos” (Fratelli tutti 2).

Al igual que san Francisco, y sin ánimo de hacer spoiler, nos disponemos a conocer su familia de Asís, estaremos encarcelados con él tras la lucha contra Perugia, reconstruiremos a su lado la ermita de San Damián, viajaremos hasta Egipto para conocer más de fondo al sultán Malik-el-Kamil, subiremos con él al monte Alvernia, participaremos del Concilio del Letrán y allí charlaremos con santo Domingo de Guzmán y muchas más cosas.

Y todo ello con un objetivo: realizar un itinerario espiritual apoyados siempre en el Evangelio, para que el Señor nos abra el corazón a una fraternidad universal donde quepa todo el mundo, especialmente aquellas personas que más nos cuesta aceptar e incluso perdonar. Y “esto implica el hábito de reconocer al otro el derecho de ser él mismo y de ser diferente” (Fratelli tutti 218).

Y, para terminar, una palabra. La palabra que da nombre a la misión diocesana en La Rioja y con la que despedimos cada etapa de los challenges: ¡EUNTES! Así es, vayamos y seamos Iglesia en salida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web usa cookies para mejorar tu experienciae. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar si lo desea Aceptar Leer más