Las palabras arameas de Jesús

Seguramente todos conocemos o hemos jugado al “teléfono estropeado”. Siempre resulta gracioso dado que es muy difícil que el mensaje inicial consiga llegar inteligible al final de la cadena de transmisión. Ya no digamos cuando se comienza la cadena con frases en una lengua extranjera; en ese caso, la risa y el fracaso están asegurados.

¿Ha pasado algo parecido con las palabras de Jesús? ¿Han sido correctamente transmitidas o se han visto envueltas en un proceso de adulteración y cambio? Hay que recordar que Jesús…

Este contenido es solo para suscriptores.
Si eres suscriptor de papel, contacta para tener acceso Solicitar acceso
Si aún no eres suscriptor Pulsa aquí para suscribirte.
Inicia sesión si ya tienes tu acceso.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.