Muere Ouka Leele, “la creadora de la mística doméstica”

Ouka Leele, la legendaria fotógrafa, artista y poeta que supo llenar de color la Movida madrileña, superó un cáncer cuando tenía 22 años, pero acaba de morir el 24 de mayo de 2022 a un mes de cumplir los 65. En la clase de Religión podemos acercarnos a algunos aspectos de la vida y obra de esta testigo luminoso de una época.    

Así la presentaban en Influencers el 26 de septiembre de 2018: “Bárbara Allende Gil de Biedma, una artista multidisciplinar de gran poder telúrico y conexión directa con lo intangible, tomó su nombre artístico [OUKA LEELE] de un mapa estelar inventado. Niña eterna y hada buena, lleva muchos años entre los artistas más cotizados de nuestro país, reconocida como fotógrafa, aunque ella lucha por quitarse ese sambenito, aplicando su sensibilidad a diversas artes como la poesía, el dibujo, la pintura, el canto…”

ALGUNOS RASGOS DE SU VIDA

Había nacido en Madrid en 1957. Estudió en el colegio Sagrado Corazón de Madrid, donde fue muy influida por el misticismo religioso, y después en el Montealto, vinculado con el Opus Dei. Pasó su infancia entre Madrid y la localidad segoviana de San Rafael donde, explicaba, «el bosque se clava en su alma para siempre».

De formación autodidacta, de niña le gustaba mucho dibujar, pintar y ver libros de arte. Visitaba el Museo del Prado, donde le fascinaban los colores y pinceladas de las obras de El Greco. Al principio esquivó la fotografía y se centró en la pintura; de hecho recordaba que le regalaron una cámara por su primera comunión y no la usó.

“Una especie de misticismo, incluso ascetismo, fascinó a Ouka Leele durante su infancia y fue lo que cultivó al crecer, cuando se convirtió en una artista decisiva para la Movida madrileña”.

Su primera vocación fue la pintura: comenzó a cursar Bellas Artes, aunque abandonó la carrera para iniciar estudios de piano, al tiempo que acudía al Photocentro de Madrid para aprender fotografía. En 1978 comenzó a exponer sus fotos, habitualmente en blanco y negro (odiaba las fotos en color). Ante un encargo de una fotografía en color para una portada, decidió inventar ella misma el color de la imagen y comenzó a colorear sus instantáneas. Así aunó su vocación de pintora con la fotografía.

A finales de los setenta conoció a dos artistas de la Movida que fueron claves en su vida: Ceesepe, muerto joven en 2018, y El Hortelano, muerto en 2016, con quien estuvo casado. [En Religión y Escuela hemos sugerido diversas actividades para la clase de Religión a partir de los  cuadros monumentales del Pater noster de El Hortelano (véase H. OTERO, El padrenuestro se puede trabajar de diversas maneras, RyE, 207, febrero 2007, 39-45)].

Ouka Leele, autodidacta y legendaria, puso luz y color en los años ochenta a la Movida madrileña con sus trabajos fotográficos en blanco y negro que coloreaba con acuarelas y que han quedado en la retina de todos.

Fue Premio Nacional de Fotografía en 2005, por «su decisivo testimonio de la sensibilidad y la vida artística española de los 80 para acá, y sus personales aportaciones cromáticas, compositivas y narrativas». Dos años antes había recibido el Primer Premio Nacional de Bibliofilia (2003) por El Cantar de los Cantares con sus serigrafías y dibujos. En 2016 se adentró en una nueva técnica artística, la fotolitografía, cuyos primeros trabajos expuso en 2018.

Afirmó en repetidas ocasiones que, con su arte, pretendía «acercar la belleza a la realidad» y que, para ella, la fotografía era una «poesía visual, una forma de hablar sin usar palabras». Después de haber experimentado con muchas técnicas, colores y soportes, se dio cuenta de que lo más bello era lo más sencillo. Al final de su vida como artista, busca «la sencillez cada vez más» y trata de ser transgresora «pintando flores».

Para los profesores de Religión recomendamos la lectura del obituario escrito por Álvaro Real en Aleteia: Falleció Ouka Lele, artista madrileña y una de creadoras españolas más lúcidas e impactantes”.


OPINIONES Y FRASES DE OUKA LEELE

Comenzamos con la frase de su cabecera de Twitter y algunos tuits con fecha:

  • “Mi material de trabajo es la luz. Busco el verbo que estaba en el principio para acariciarlo con colores”.
  • “A menudo me pregunto qué hacemos aquí, en la tierra y siempre la respuesta me lleva al arte, a la belleza, a conocer la creación… La naturaleza” (12 de abril de 2017, en cita a la página de Bárbara Allende)
  • “Una sonrisa cargada de amor no la cambio por la más grande obra de arte”. (24.6.2017)
  • “Amo el bien. Y solamente el bien”. (31 de agosto de 2017) “Corrijo mi frase: desprecio y rechazo el mal en todas sus formas”. (El mismo día)

Ouka Leele se mostró siempre como una persona muy espiritual, atenta a todo lo que le rodea. Tiene un alto grado de iluminación, como sus imágenes y un amor profundo por todo arte y por las cosas sencillas. Esas son algunas de sus entradas en Twitter:

  • “En el cielo siempre hay algo, al levantar la vista”.
  • “Monacalmente existiendo. El arte nace del silencio. Yo no encuentro otra manera”.
  • “Lo de verdad, es fácil, lo bueno es fácil. Sólo es complicado lo que no nos corresponde, lo que no es”.

He aquí algunas frases espigadas de sus abundantes entrevistas:

  • “Siempre estoy manteniendo esa mirada pura de la infancia”.
  • «Fui a un colegio religioso y me fascinaba aquel ambiente. Aprendí a leer en la Biblia y me encantaba y me sigue encantando».
  • «Iba a un colegio que parecía que nos educaban para ser monjas. Llevábamos unos velos hasta los pies y al entrar tenías que estar en la iglesia, rezar el Ángelus a las doce, Misa, por la tarde el Rosario… Me inculcaron mucho lo ritual y sagrado, que ha influido mucho en mi arte. Ser santo es llegar a vivir en el amor, a ser tu mismo«.
  • «Cuando estoy en un bosque es sublime; hay una belleza, un misterio… Me encanta que el musgo sea la alfombra de Dios, porque ¡qué hay más bonito! No sé si era san Juan de la Cruz o san Francisco, quien salía al campo y decía que iba “a comer en la mesa del Señor” frambuesas, moras y todo lo que encontrara».
  • Sobre las fuentes de inspiración que le motivan ha explicado: «Lo mismo de siempre: la naturaleza por encima de todo, la literatura y la meditación. Nos preocupamos demasiado de alimentarnos, pero esto es lo más importante: vaciarte para llenarte de lo espiritual, de lo divino. Para mi esa es la medicina real, no el antibiótico. No hay que hacer nada más: vaciarte y llenarte”.
  • «La gente se toma mis imágenes como una crítica social cuando es todo lo contrario: es la sublimación de lo cotidiano».
  • «¿Qué es la muerte? La muerte es una maestra. A mí me llamó, bajé, y en las cenizas encontré los diamantes».
  • “No tener nada me ha hecho aprender lo indecible y sacar de la nada todo”.
  • Con 24 años, en 1981, le diagnosticaron un cáncer: «No lo recuerdo como una enfermedad, sino como una intuición de estarlo, no quería reconocerlo. La etapa más dura es la curación, que ojalá cambie porque es tremendo pasar a ser un condenado de un campo de concentración, aunque el crecimiento espiritual es tan grande que lo malo no lo recuerdo».
  • En una entrevista de 2008, leyó este poema que había escrito con 17 años, cuando su perspectiva sobre la vida y la enfermedad todavía no había virado por completo: «La muerte me ha llamado / me voy con ella / mañana mismo expiraré / a la hora en que más lo sienta / y podré así al fin / gozarla vida intensamente«.

 

ALGUNAS OBRAS CON REFERENCIAS RELIGIOSAS

El niño la está mirando (1996)

Esther Raventós-Pons habla de los autorretratos de Ouka Lele como la ficcionalización del ego: “En sus fotografías, Ouka Lele utiliza su propio cuerpo como medio y como sujeto y lo controla literal y figurativamente, al orquestar su apariencia, tomar diferentes roles y actuar ante la cámara… Todas ellas usan el cuerpo como fuente primaria del arte, un arte que comparte características con la performance”. Las fotografías pintadas de Ouka Leele son oníricas más que  surrealistas. Sus imágenes “oscilan entre la fantasía coloreada y la inquietud a un punto de la desestabilización. Son bonitas y al tiempo desazonantes. Nos introducen en mundos tan atractivos como pantanosos”.

Teresa, Teresa [2003] (Santa Teresa de Jesús)

La fuerza de la imagen de Santa Teresa de Jesús también es fuente de inspiración de Ouka Leele en la realización de un cartel para una película de Rafael Gordón. En una nueva lectura de la santa, transforma el clasicismo en surrealismo con pinceladas «naif» utilizando una estética barroca y recargada al mismo tiempo que poética.

Santa Bárbara (2010)

Ouka Leele, fascinada (casi morbosamente) por la religiosidad y a la vez crítica con ella hasta casi convertirla en una parodia, recoge la herencia transgresora de Warhol, la estética glam pero también un gran conocimiento de nuestro gran barroco para generar una imagen tan bella como potente visualmente como Santa Bárbara –su propio nombre–, creación inspirada en un texto de La Leyenda Dorada de Santiago de La Vorágine.
“La torre en donde fue enclaustrada por su padre corresponde a la de Torrelodones junto a la cual posa la propia artista con un corazón de vaca, siendo todo pintado de una forma morosa y primorosa hasta conseguir un acabado que oscila entre lo kitsch y Ribera”. Y Amelia Castilla resume: “Ouka Leele parece transida por la emoción, como si le faltara el habla. De hecho, en el instante previo al disparo notó una presencia transformadora. Para la ocasión no necesitó concitar rayos ni tormentas, pero sí recrear un escenario pictórico inspirado en las reminiscencias de los cuadros de las madonnas renacentistas en ascensión. Conseguir ese efecto llevó meses de preparación. Como lo requieren las imágenes que tarda meses en colorear, hasta el más mínimo detalle… Ouka Leele fotografía instantes y escenifica “algo” que lleva dentro”.

La Magdalena (2012)

Ouka Leele imparte un taller fotográfico en Santander y comenta en una entrevista cómo le gustaría que fuese la imagen que va a componer y fotografiar en el contexto de Polientes con sus alumnos, que van a ser espectadores aprendices, modelos, ayudantes: “Parto de una idea a la que llamo la semilla, y a partir de ahí me dejo llevar. Y cuanto más hay a mi alrededor, más posibilidades tengo. Por qué no una Magdalena, sola ante el sarcófago del Amor resucitado, rodeada de la humanidad anhelante de apoyar y conocer la parte femenina del Amor…. Me gusta mucho trabajar en lo que significa María Magdalena”. En la imagen, Ouka Leele (Bárbara Allende) simula su Magdalena penitente, obra que realizó en Polientes 2012. (Foto de  Pablo Hojas).

La escalera de Jacob por la que suben y bajan los ángeles (2008)

Foto en color de la exposición Ouka Leele Inédita organizada por el Ministerio de Cultura, en la que emerge su obra plena de lucidez y belleza. Los jóvenes con Síndrome de Down reflejados en La escalera del sueño de Jacob por donde suben y bajan los ángeles parecen sublimados, en una pintura de un maestro del siglo diecinueve, que ennoblece la belleza psíquica de sus protagonistas. “El sentido escenográfico y pictórico, unido a su prodigioso dominio de la fotografía, potencia una visión del misterio de la finalidad humana, que convierten la obra de Ouka Leele en un referente único del mundo del arte”.

Cantar de los cantares del Rey Salomón. Dibujos y serigrafías (2002)

Ouka Leele define El cantar de los cantares como un ‘texto circular y espiritual’. El texto procede de una Biblia propiedad de Ouka Leele, que leía cuando era Bárbara Allende. Ouka Leele aporta a esta edición de la editorial Ahora su versión de El cantar de los cantares, con 21 dibujos que se intercalan en las páginas y otras tantas serigrafías firmadas sobre algunos contenidos del texto que se presentan en carpetas independientes. Según Luis Alberto de Cuenca, la belleza poética, metafórica y conceptual del texto se traslada a la plástica de Ouka Leele con ‘frescura, ingenuidad, complicidad y emoción’.

Por estos dibujos y serigrafías recibió el Primer Premio Nacional de Bibliofilia (2003).

DOS DOCUMENTALES

Podemos ver también dos documentales sobre Ouka Leele:

La mirada de Ouka Leele

Vídeo dirigido por Rafael Gordón  en el que la artista nos introduce en su universo creativo. Comienza definiéndose: “Yo soy Ouka Leele, la creadora de la mística doméstica”.  Y habla después, entre otras cosas, de cómo “la muerte es una maestra.

 

Ouka Leele

Video realizado por Trevol Audiovisual en 2012 acerca de la artista Ouka Leele. Ver por ejemplo, la performance la espiral de la solidaridad (3’40-4’00), que se puede recrear fácilmente…

 

Para trabajar personalmente y en grupo  

La vida y obra de Bárbara Allende/Ouka Leele puede estar presente en la clase de Religión. Sugerimos algunas preguntas.

  1. Dialogamos: ¿Por qué se define a sí misma como creadora de la mística doméstica?
  2. Pensamos: ¿Qué influencia manifiesta que tuvieron sus años en colegios religiosos?
  3. Interiorizamos: ¿Qué nos llama la atención de su trayectoria vital?
  4. Elegimos: ¿Qué frase de las reproducidas aquí nos llama más la atención o nos parece más significativa? ¿Con cuáles estamos de acuerdo y con cuáles no?
  5. Nos centramos en la imágenes reproducidas: ¿Qué nos evocan?
  6. Nos centramos en el video La otra mirada de Ouka Leele: Mística cotidiana, lenguaje con el que se expresa divinamente,… ¿Por qué la muerte es una maestra? Comentamos la letra de la canción final…
  7. Nos centramos en el vídeo Ouka Leele: ¿Qué hemos visto? ¿Qué sensaciones nos ha producido? ¿En qué podemos comparar lo que hemos visto con lo religioso?
  8. Investigamos: ¿Qué otros aspectos de Ouka Leele nos llaman la atención.
  9. Creamos: elegimos un libro de la Biblia y preparamos una ilustración. Puede ser también de El cantar de los cantares.
  10. Creamos: hacemos una foto del grupo de clase como nos imaginamos que la haría Ouka Leele.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.