La mesa de luz como recurso en el aula de Religión

La mesa de luz es un recurso altamente motivador para todos los niños y niñas, especialmente para aquellos que presentan necesidades educativas especiales, pues les ayuda a focalizar la atención y se sienten muy atraídos hacia ella.

¿Qué es la mesa de luz?

Se trata de una superficie retroiluminada que nos permite poner objetos translucidos de diversos colores en la superficie.

Es uno de los materiales más icónicos de la filosofía Reggio Emilia o la denominada pedagogía del asombro. Llamada así debido a que los niños aprenden por experimentación, con ayuda de la emoción a través del asombro.

Dentro de esta pedagogía cobra una especial importancia el entorno, del que los niños y niñas son capaces de extraer aprendizajes.

¿Qué actividades podemos hacer con la mesa de luz?

Dentro del aula de Religión podemos realizar múltiples actividades dependiendo del nivel de autonomía de nuestro alumnado. Una de las más sencillas es emplearla para contar historias de la Biblia, que podemos trabajar también en otros soportes.

El brillo de los materiales translúcidos en la mesa de luz favorece la atención y la concentración en la narración y ayudan al alumno en la comprensión del relato. Es muy significativo observar como los niños y niñas con TEA fijan la mirada en la mesa de luz, y son capaces de seguir la narración con mayor facilidad que cuando se la presentamos en papel.

También nos sirve como herramienta de estimulación y compensación de las dificultades, para aquellos alumnos con plurideficiencias o discapacidad visual, haciéndoles más accesibles los materiales.

De esta manera podemos pedirles que realicen construcciones, como un portal de Belén, y asegurarnos de que comprenden o tienen adquiridos determinados estándares de aprendizaje.

Para los niños con mayor nivel de autonomía, podemos ofrecerles que lo utilicen para dramatizar las historias bíblicas trabajadas, hacer puzles o imitaciones de obras de arte religiosas.

¿Cómo hacer material de Religión para la mesa de luz?

En el mercado existen diversos materiales para trabajar con la mesa de luz, como letras o números, que podemos utilizar para trabajar, por ejemplo, el vocabulario de nuestra asignatura.

Pero pocos son de área de Religión Católica. Por eso, os invito a que creéis vuestros propios materiales.

Es muy sencillo, solo necesitáis un acetato. Yo suelo emplear uno transparente en el que dibujo, o calco los dibujos que luego voy a llevar a la mesa de luz.

Para ello, empleo rotuladores permanentes con varios colores, en ocasiones también he hecho los dibujos con rotuladores para porcelana. Es importante que los dejemos secar antes de realizar la actividad.

  

Y ¡voilá!, ya tenemos nuestro relato, parábola o figuras religiosas listas para emplear en la mesa de luz.

¿Conocíais este material? ¿lo habéis empleado alguna vez? Os leo en comentarios.

Los símbolos pictográficos utilizados en las fotografías son propiedad del Gobierno de Aragón y han sido creados por Sergio Palao para  ARASAAC (http://www.arasaac.org), que los distribuye bajo Licencia Creative Commons BY-NC-SA.  Autora de las fotografías:  Beatriz Martínez Álvaro  bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.