Creo en Dios, Padre todopoderoso

La primera afirmación del credo trata de Dios. De él se refieren dos características: la de Padre todopoderoso y la de creador. La primera de ellas con alguna tensión interesante; la segunda va más allá de lo físico y ya realizado.

El primer artículo del credo tiene como objeto a Dios Padre. Las dos versiones del credo –apostólico y niceno-constantinopolitano– presentan prácticamente el mismo texto, con solo unas pequeñas diferencias: Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Credo niceno-constantinopolitano Creo en Dios,…

Este contenido es solo para suscriptores.
Si eres suscriptor de papel, contacta para tener acceso Solicitar acceso
Si aún no eres suscriptor Pulsa aquí para suscribirte.
Inicia sesión si ya tienes tu acceso.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.

Esta web usa cookies para mejorar tu experienciae. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar si lo desea Aceptar Leer más