El Salmo 137 y el deseo del mal

¿Cómo es posible que la Biblia, considerada como Palabra de Dios, pueda albergar en su seno expresiones que no solo son injustas sino abiertamente inaceptables? Es probable que el misterio de la encarnación tenga algo que decir al respecto.

Revista RyE nº 327 febrero 2019

Este contenido es solo para suscriptores.
Si eres suscriptor de papel, contacta para tener acceso Solicitar acceso
Si aún no eres suscriptor Pulsa aquí para suscribirte.
Inicia sesión si ya tienes tu acceso.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.

Esta web usa cookies para mejorar tu experienciae. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar si lo desea Aceptar Leer más