Esperanza y escuela: al unísono

El bueno de Juan Martín Velasco (DEP) enseñó a muchos a escudriñar la religión como diálogo (no monólogo) con el misterio. Nuestra palabra, de inquietud, sorpresa, interrogante, complacencia y agradecimiento se las ve, a diario, pero en ocasiones con mucha más fuerza, con la Palabra que crea, con el acontecimiento, con la novedad que es nueva para mí. En palabras, en el esquema del Juan maestro, semejante irrupción supone una ruptura de nivel

Este contenido es solo para suscriptores.
Si eres suscriptor de papel, contacta para tener acceso Solicitar acceso
Si aún no eres suscriptor Pulsa aquí para suscribirte.
Inicia sesión si ya tienes tu acceso.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.

Esta web usa cookies para mejorar tu experienciae. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar si lo desea Aceptar Leer más