Interculturalidad en Religión

El diálogo intercultural como una de las contribuciones educativas de la enseñanza de la religión ha sido una de las conclusiones del Foro Europeo sobre la Enseñanza de la Religión celebrado en Viena en 2022.

Educar en el diálogo intercultural no es una pretensión exclusiva de la enseñanza de las religiones. Casi hay unanimidad en todos los discursos educativos en proponer la diversidad cultural como uno de los desafíos de la educación actual. Citemos como indicador un informe de la Unesco en el que no solo se proponen, también se identifican, las competencias interculturales necesarias para la educación.

En aquella propuesta, se planteaban dos conceptos centrales: la diversidad cultural y los derechos humanos. A partir de ahí, se formulaban otros necesarios para la educación intercultural, que gráficamente se representaba en un árbol: la cultura y la comunicación aparecen como las raíces; la diversidad cultural, los derechos humanos y el diálogo intercultural como el tronco; y las hojas representan otras competencias interculturales (entre ellas, se citan la responsabilidad intercultural, la alfabetización intercultural, la resiliencia, la ciudadanía intercultural, el pensamiento autónomo y crítico, la atención a los contextos cercanos, la creatividad e, incluso, se dejan hojas sin nombre para que puedan ser completadas en la diversidad de culturas). En estas reflexiones sobre la educación intercultural, conviene tener un criterio de referencia. Nosotros proponemos nuestro punto de vista. En la construcción de la diversidad cultural, existen dos riesgos: la separación de lo particular, que puede desembocar en segregación, y la asimilación con lo universal, que puede desembocar en disolución. Nosotros creemos que lo universal es fruto de todo lo particular y solo se puede construir y enriquecer desde lo particular. Por ello, lo particular es necesario para lo universal.

Pues bien, este compromiso con la educación intercultural ha sido el tema analizado en el vigésimo Foro Europeo de Enseñanza de la Religión celebrado en abril de este año 2022. En sus conclusiones, se apuesta por el diálogo entre culturas y religiones como uno de los objetivos de la enseñanza religiosa escolar; se reconoce el diálogo fe-culturas como una de las aportaciones propias; se subraya que en el diálogo entre culturas es necesario que cada una de las religiones y culturas mantengan su identidad y se abran al diálogo con respeto y empatía; y se propone la dignidad humana y los derechos humanos como indicador de autoevaluación de las culturas y religiones, así como criterio de construcción de la diversidad cultural.

El foro ha valorado el modelo de enseñanza confesional como válido para este objetivo de la educación intercultural, porque propone una visión propia de la historia y la cultura abierta al encuentro con otras perspectivas. El profesor Sergio Cicatelli defendió este modelo subrayando la necesidad de que se entienda siempre en línea con las finalidades propias de la escuela y en un sentido abierto a otras tradiciones religiosas. En este modelo de enseñanza religiosa escolar, propio de la realidad italiana y española, este carácter abierto del currículo escolar de religión es una condición necesaria.

Se apuesta por el diálogo entre culturas y religiones
como uno de los objetivos de la enseñanza religiosa

Otras experiencias

También se compartieron otras experiencias de varios países en los que el diálogo interreligioso y el ecumenismo se abren paso. Por ejemplo, en algunos contextos alemanes, se están iniciando diseños curriculares ecuménicos definidos por la jerarquía católica y las denominaciones protestantes. En Austria, están funcionando experiencias de formación inicial y permanente del profesorado con programas interreligiosos en el que participan varias iglesias.

En suma, la realidad de la enseñanza de la religión en los países europeos sigue siendo diversa y plural en sus modelos. Se mantiene el modelo confesional en algunos países de mayor tradición católica; algunos de ellos presentes en el foro; existen otros modelos más interconfesionales donde las Administraciones tienen la responsabilidad en la definición del currículo (países nórdicos y anglosajones); y emergen de forma creciente propuestas interreligiosas para la enseñanza de la religión en la escuela.

Revista RyE   N.º 360   Mayo 2022
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.