“Más de la mitad de los niños evangélicos se quedan sin recibir religión evangélica”

Mariano Blázquez es pastor evangélico, Licenciado en Derecho, desde hace más de 25 años es el representante legal de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España [FEREDE]. Es miembro de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa, adscrita actualmente al Ministerio de la Presidencia en representación de la Confesión Evangélica o Protestante. Procede de un trasfondo familiar católico pero en su juventud, tras una crisis de fe, optó por la práctica religiosa dentro del ámbito del cristianismo protestante.

En marzo de 2020 la enseñanza religiosa evangélica en España contaba con 282 profesores y aproximadamente 20.870 alumnos en colegios públicos. En la actualidad, la confesión evangélica está, junto a la judía, islámica y católica, presente en la escuela como parte de la oferta académica que reciben los alumnos. Sin embargo, no todas tienen las mismas condiciones, apreciándose un “desinterés práctico de las diferentes administraciones hacia las minorías religiosas”. Para conocer más de cerca esta realidad hablamos con Mariano Blázquez, que además de ejercer como representante legal de FEREDE es Consejero de Enseñanza Religiosa de la citada Federación (de manera interina hasta que la Asamblea General nombre a otra persona para cubrir el cese del anterior titular). También ha coordinado y supervisado en la edición de los libros de Religión Evangélica que se usan en Primaria.

¿Cómo ven la asignatura de religión en España? ¿Cuáles creen que son sus retos principales?

Nuestro acercamiento a la asignatura de religión en los colegios no es monolítico, sino que refleja, en alguna medida, la pluralidad social existente. No obstante, hay bastante consenso en torno a las siguientes afirmaciones:

  • La formación religiosa es una tarea primordial de los padres y, por ello, es el hogar donde primeramente debe enseñarse. En segundo término, corresponde a la iglesia o la confesión religiosa su impartición de manera más sistemática o académica y también vivencial, con el fin de que la persona pueda decidir con libertad sobre los valores y enseñanzas recibidas. Esos son derechos constitucionales que deberían protegerse de cualquier injerencia social, mediática o educativa.
  • Solo como un tercer escalón o nivel, debe señalarse que la religión puede tener un lugar como una asignatura en la escuela pública o privada.

La formación religiosa es muy importante para entender la historia y la cultura que nos rodea, pero debe ser desligada de la pugna que todavía existe entre clericalismo y anticlericalismo y también de la desinformación ideológica y mediática que puede alimentar la tensión antes citada y también los “antis” de diversa naturaleza ya sean:  antirreligiosos, antilaicos, antiprotestantes y también anticatólicos.

En mi opinión personal, la enseñanza religiosa puede ser muy importante para facilitar la integración dentro de las diferencias de los alumnos en las escuelas, y para promover de manera práctica una cultura del respeto a la diferencia y de la necesidad de convivencia entre las personas de diferentes credos e ideologías. Pero, para todo esto, debe renunciarse a la actual politización de la asignatura de religión, debe mirarse como lo que es y lo que puede aportar a nuestra sociedad y desligarla de la lucha partidaria en la que está inmersa en la actualidad.

Los retos más importantes que tenemos que afrontar en la actualidad son muchos y todos tienen su origen en el desinterés práctico de las diferentes administraciones hacia las minorías religiosas. Esos retos podrían ser resumidos en que se informe en los colegios de la oferta de religión evangélica, que se tramiten las solicitudes de los padres, que no se borre de los sistemas informáticos la opción religiosa de los evangélicos y que tengan que solicitarla año tras año, que nuestros hijos no sean constreñidos a elegir entre religión y otras asignaturas porque los horarios no son compatibles, que avancemos hacia un sistema en el que podamos atender en términos de igualdad la demanda que se produzca pero, para todo eso, los protestantes estamos muy lejos todavía, ni siquiera hemos podido actualizar nuestro convenio de enseñanza de 1996 que señala que los profesores serán pagados por nuestras iglesias y que será el Estado quien compense los gastos.

Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España

ENSEÑANZA RELIGIOSA EVANGÉLICA

¿Perciben algún tipo de segregación en el ámbito educativo español?

Mucha y oculta segregación. Para mayor detalle me remito a los retos que han sido citados anteriormente.

En España se da la situación que, en cada comunidad autónoma, la asignatura de religión tiene una carga horaria dispar. ¿Cómo se adapta su currículo a esta diferencia de carga horaria?

Con mucha frecuencia las clases de religión evangélica tienen que ser adaptadas a la realidad que nos encontramos en cada colegio y en cada clase. No solo por la diferencia en la carga horaria, sino también porque, en muchas ocasiones, nuestros profesores son contratados tarde, porque nuestras clases coinciden con otras asignaturas y también porque cuesta que los directores, una vez empezado el curso, adapten adecuadamente los horarios. También hay que citar porque, no es infrecuente, que un profesor tenga que dar clases en diferentes colegios y a veces no puede compatibilizar los horarios de las clases en dos o tres colegios y algunos alumnos se quedan sin recibirla…

Además de lo anterior, debo citar  un asunto importante y es que las clases de religión evangélica son solicitadas con bastante frecuencia por padres de culturas o idiomas extranjeros o de etnias que tienen sus peculiaridades culturales y, en ocasiones, presentan deficiencias en la escolarización y en su mantenimiento durante toda la etapa de enseñanza obligatoria… en mi opinión en estos casos debe actuarse dando prioridad a la convivencia entre los alumnos, a la evitación de conflictos, la aceptación de las normas sociales y del colegio, al seguimiento y refuerzo de estos alumnos con el fin de que el colegio sea un entorno agradable y remita el absentismo escolar. Sé que todo esto es responsabilidad de todo el colegio, pero en las clases de religión evangélica puede haber un nexo muy especial de ayuda y motivación con alumnos que, aunque procedan de un entorno social y cultural muy diferente, encuentran a un profesor con quien mantienen una conexión con la que pueden estar identificados y, desde ella, se debe tratar de ayudar en el sentido expuesto.

¿Cómo sueñan la asignatura de religión dentro de 10 años?

Cito algunas ideas que considero importantes:

  • La formación religiosa debe ser impartida por profesores de la confesión.
  • Tendría que ir orientada, en el caso del cristianismo, en primer lugar, a la profundización en la esencia del mensaje común del cristianismo en los términos expresados por su fundador.
  • En segundo lugar, también debe haber lugar para la exposición amable y argumentada de las diferencias expresada en términos de oferta y no de competencia.
  • En tercer lugar, la formación confesional debería ir orientada a reforzar en los propios fieles los valores cristianos del respeto a los otros, la tolerancia con lo que no concordamos, la necesidad e importancia de la convivencia en paz y colaboración constructiva con personas de otros credos y con los que no creen en nada.
  • En cuarto lugar, la formación religiosa tal y como la he expresado debería impartirse de manera diferente. Debería haber un núcleo dirigido a los propios alumnos evangélicos pero, en realidad, ese núcleo debería ser complementado con otras sesiones o seminarios donde el resto de los alumnos puedan conocer directamente y por sus intérpretes a las personas y los argumentos de los profesores de las diferentes religiones predominantes en España o en Europa. No con la idea de competir sino de comprender y convivir. Cuando se comprende al otro, cuando se convive con él y se le valora por sí mismo es muy difícil no considerarlo parte tuya. Deberíamos aprovechar la diversidad religiosa existente en la escuela y a sus profesores para conocer amablemente las peculiaridades de las personas que nos rodean. Si también en la escuela creamos guetos estamos abocados al fracaso de nuestra futura convivencia en paz.

¿Cómo valoran la reciente propuesta de los obispos católicos acerca de la enseñanza religiosa

Lo siento, pero no conozco bien esa propuesta. Cada confesión puede lanzar las propuestas que considere necesarias o mejores, pero me llama la atención que no se cuente con otras religiones presentes en la escuela.

¿Cómo valoran desde la futura Ley LOMLOE?

No voy a pronunciarme sobre una ley futura, pero puedo anticipar que, hasta ahora, no ha existido un consenso a la hora de establecer las bases del sistema educativo.

LIBERTAD RELIGIOSA

¿Cómo valoran la nueva ley de libertad religiosa que baraja el Gobierno?

Desconozco que el Gobierno esté pensando en hacer una nueva ley de libertad religiosa. No tengo constancia de proyectos oficiales o de consultas.

Sé que en la época de Zapatero si se planteó hacer una nueva ley y desde Asuntos Religiosos se nos invitó a las confesiones con Acuerdo de Cooperación a realizar aportes para su mejora. Fue una etapa constructiva porque sí hay muchos aspectos que mejorar en nuestro sistema de libertad religiosa que, en mi opinión, es profundamente desigual en el trato de los ciudadanos y en derechos y obligaciones de las entidades religiosas. Pero sucedió que tras la visita del Presidente del Gobierno al papa de entonces, se anunció a su regreso que el proyecto de ley no era una prioridad y quedaba suspendido sine díe.

El papa Francisco habla de estrechar los lazos de fraternidad entre confesiones, ¿qué pasos se podrían dar en el ámbito de la enseñanza para llevar a cabo ese llamamiento?

Me atrevería a sugerir la creación de un Consejo o Mesa de Diálogo entre las religiones o en su defecto (o, además) entre las religiones cristianas con el fin de reflexionar sobre cómo colaborar ante las carencias y desigualdades sociales y ejemplificar públicamente que las religiones dialogan y buscan juntos reforzar la paz, la convivencia y la cohesión social desde nuestras peculiaridades y sugerencias.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.