La programación didáctica (1)

No tiene sentido “hacer por hacer”, sin prever qué pretendemos, por qué motivos, con quién, cuándo y cómo se va a realizar. Este artículo pretende ser una ayuda al docente en la confección de su programación didáctica.

Este artículo se ofrece como una ayuda para la elaboración de las programaciones didácticas en las distintas etapas que componen el sistema educativo, esto es, Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato.

El objetivo es que se desarrollen situaciones de aprendizaje que permitan que el alumnado sea lo más competente posible en todos los ámbitos de su vida (personal, académico, social y profesional). En este sentido, es necesario incorporar en la intervención docente aquellos aspectos fundamentales para facilitar los aprendizajes del alumnado.

Para ello, es imprescindible entender que el auténtico agente de cambio es el profesorado, ya  que los cambios normativos no tienen ningún efecto si el docente no los aplica a la práctica del aula. Es esencial, por tanto, impulsar, valorar y apoyar a quienes ya vienen desarrollando propuestas didácticas que facilitan los aprendizajes y acompañar en los cambios metodológicos que se precisen.

La finalidad de este artículo, por tanto, es facilitar la elaboración de la programación didáctica especificando el contenido básico que debe aparecer en cada uno de sus apartados, para ayudar al profesorado a seguir mejorando su práctica docente y favorecer la adquisición de las competencias y de los objetivos planteados en las distintas etapas.

A partir de la concreción del currículo establecido, se elaborarán las programaciones didácticas para cada curso. La programación de aula es la adaptación de la programación didáctica a las características concretas de un grupo de alumnos. Se realizará esta adaptación mediante el diseño e implementación de actividades y tareas propias de cada situación de aprendizaje.

La planificación es una exigencia que se impone en todos los ámbitos de la actividad  humana con un cierto grado de complejidad. No tiene sentido “hacer por hacer”, sin prever qué pretendemos, por qué motivos, con quién, cuándo y cómo se va a realizar.

Esta planificación o elaboración de un plan que prevea su puesta en práctica, en el proceso de enseñanza-aprendizaje, recibe el nombre de programación.

La programación, en el contexto pedagógico, es el conjunto de acciones mediante las cuales se transforman las intenciones educativas más generales en propuestas didácticas concretas que permitan alcanzar los objetivos previstos de forma planificada y no arbitraria.  Programar es, por tanto, realizar un diseño de cómo queremos orientar la acción educativa de una forma deliberada y sistemática antes de que ésta ocurra.

La programación tiene las siguientes funciones:

  • Planificación del proceso de enseñanza-aprendizaje. Supone un instrumento de gran utilidad para evitar actuaciones improvisadas y poco coherentes, permitiendo introducir las correcciones que sean necesarias en los distintos elementos que la componen.
  • Asegurar la coherencia entre las interacciones educativas del centro y de la práctica docente. En las programaciones toman cuerpo las propuestas concretas de actuación docente que surgen del claustro y del propio proyecto educativo. Igualmente, facilita la adecuación y operatividad de los planes educativos del centro o acuerdos generales adoptados.
  • Promover la reflexión sobre la propia práctica docente. La programación permite al docente reflexionar sobre su tarea, explicitar su concepción sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje y establecer un vínculo con el resto del profesorado, compartiendo experiencias, revisando y evaluando resultados y, en definitiva, aprendiendo y mejorando la práctica
  • Facilitar la progresiva implicación de familia y alumnado en el proceso de aprendizaje. La programación didáctica, a disposición del alumnado y sus familias, les permite saber con antelación qué van a aprender, cómo van a trabajar y cómo van a ser evaluados.
  • Atender a la diversidad de intereses, motivaciones y características del alumnado. El hecho de la diversidad está presente en toda programación, más aún si adopta un diseño universal del aprendizaje.

 

Elementos para elaborar una programación didáctica

Diseñar y especificar los elementos de la programación supone responder a una serie de preguntas que el docente debe plantearse cuando planifica su actuación didáctica: ¿Para qué enseñar? ¿Qué enseñar? ¿Cómo enseñar? ¿Cuándo enseñar? ¿Qué, cómo y cuándo evaluar?

Respecto a los elementos que la componen, no hay un acuerdo unánime sobre cómo debe ser exactamente el diseño, el orden y el contenido preciso en cada uno. Lo principal es tener claro lo que queremos hacer y dar una respuesta adecuada y  coherente a la práctica docente que vamos a realizar. La programación no debe ser un fin en sí mismo, ha de ser un instrumento puesto al servicio del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Los elementos de la programación guardan relación con, al menos, tres aspectos: una contextualización del centro y de la regulación básica, el currículo que se concreta en la intervención del aula y la posterior realización o adopción de situaciones de aprendizaje.

La primera parte de la programación didáctica, que actuaría de introducción, la componen, conjuntamente, la justificación teórica y la contextualización. Suponen un primer paso de aproximación a la realidad con la que se va a enfrentar la programación. En la justificación teórica se especifican las intenciones educativas a nivel general o el marco legislativo; en la contextualización, nos encontramos con el análisis del entorno del centro y su alumnado.

La segunda parte formaría el corpus central de la programación: los objetivos, los contenidos (saberes básicos), la metodología y los criterios de evaluación. La atención a las necesidades educativas específicas proporciona alternativas para atender a todas las situaciones del aula.

La tercera parte está compuesta por la relación de las situaciones de aprendizaje propias del área a lo largo de los ciclos o cursos de la etapa y que se podrían concretar en unidades didácticas.

En un segundo artículo, desglosaremos cada apartado describiendo sus componentes y estableciendo algunas pautas orientativas para su elaboración, siendo conscientes que es imposible ser exactos y exhaustivos. Resaltaré en cursiva algunas indicaciones específicas para la programación del área de Religión.

5 Comentarios
  1. rosa dice

    no se puede descragar lo de programacio 1,2,3?

    1. José Antonio Fernández Martín dice

      Hola Rosa. No hay documento de descarga, pero puedes copiar y pegar en un documento de texto en tu ordenador.
      Un saludo

  2. […] La programación didáctica (4) […]

  3. Anónimo dice

    Super aclaraciones de todo! Gracias ++

  4. María Belén dice

    Muchas gracias .

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.