Metodologías activas en el área de Religión: Aprendizaje Basado en la Investigación

El Aprendizaje Basado en la Investigación contribuye a que el alumnado desarrolle la capacidad de investigar y aprender por cuenta propia, tenga aprecio por el conocimiento y lo aplique para el bien personal y el bien común. ¿No te gustaría ofrecerle a tu alumnado la posibilidad de ejercitarla? Conoce esta técnica didáctica en este artículo.

El ABI transforma el aula en una comunidad de indagación y mediante el diálogo genera conocimiento relevante al campo de estudio.

El modelo de aprendizaje basado en la investigación es un modelo coherente con la didáctica actual, que se basa en la idea de que los estudiantes se apropien y construyan conocimientos cimentados en la experiencia práctica, el trabajo autónomo, el aprendizaje colaborativo y por descubrimiento, rubros fundamentales para alcanzar dominios en los aprendizajes, desarrollar conocimientos y actitudes para la innovación científica, tecnológica, humanística y social.

El objetivo más importante del ABI es fortalecer al alumnado con habilidades para la búsqueda de información y el pensamiento crítico que les permitan culminar exitosamente sus proyectos de investigación.

Los elementos que siempre están presentes en este tipo de aprendizaje son:
1. Responsabilidad. Los estudiantes son responsables de su proyecto
2. Comunicación. El medio para comunicar los resultados de la investigación es el formato impreso y electrónico
3. Competencias informativas. Los estudiantes aprenden y desarrollan habilidades y competencias informativas como la indagación bibliográfica manual y electrónica, la elaboración de informes de investigación, pensamiento y discernimiento científico, etc.
4. Uso de recursos informativos. La disposición de infraestructura y servicios bibliotecarios convencionales y digitales para brindar soporte.

El rol de los estudiantes es el de pensadores autónomos, que no siguen lo que otros dicen o hacen, forman su propia comprensión del mundo y construyen sus propias concepciones y perspectivas de lo que quieren ser o hacer. Se requiere del compromiso con el trabajo en equipo y el desarrollo de la autogestión; que sea un estudiante que guste de documentarse, que sepa trabajar individualmente y en grupo, que formule preguntas relevantes, que sea inquisidor, y guste de resolver problemas.

Por el otro lado, el rol de los profesores como facilitador, es promover el desarrollo de competencias de los alumnos, básicamente las de investigación del contenido en cuestión. Asesorar a un grupo de estudiantes en el desarrollo e implementación de un proyecto de investigación es una labor compleja e interesante a la vez.

Aprendizajes que se fomentan:
  • Habilidades y competencias informativas.
  • Uso y manejo de distintas fuentes de información
  • Pensamiento científico.
  • La toma de decisiones, comunicación verbal y escrita por parte del alumno se ven impregnadas de argumentaciones científicas.
  • Actividad de investigación como opción de aprendizaje o futuro laboral.

 

En esta ficha encontrarás un resumen y breve descripción de lo que es, sus objetivos y principales características, así como los pasos para su aplicación, además de enlaces para ampliar conocimientos y ejemplos de esta metodología empleada en el aula.

 

Si deseas una ficha-resumen de alguna metodología didáctica en concreto, puedes solicitarla dejando tu comentario a este artículo.

Dispones de esta metodología y otras más en: https://www.religionyescuela.com/uncategorized/metodologias-activas-en-el-area-de-religion

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.