Itinerarios bíblicos: la senda del amor

Dice san Pablo que, de las tres virtudes que llamamos teologales –la fe, la esperanza y el amor–, “la más grande es el amor” (1 Cor 13,13). Tras haber presentado el camino de las dos primeras, ahora abordamos el de la tercera.

En la Escritura, la senda del amor es un camino amplio y bien establecido. Y tiene además un claro punto de origen: el amor de Dios. Solo él fundamenta el…

Este contenido es solo para suscriptores.
Si eres suscriptor de papel, contacta para tener acceso Solicitar acceso
Si aún no eres suscriptor Pulsa aquí para suscribirte.
Inicia sesión si ya tienes tu acceso.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.