“Veo un profesor de Religión con esperanza”

Fermín Ibáñez es profesor de Religión de ESO y Bachiller en el Colegio de la Fundación Bérriz en Las Rozas-Madrid. Es un apasionado de la docencia, de la asignatura de Religión y está convencido de la importancia de incorporar la "interioridad" como tarea educativa... Su itinerario comienza en los barrios del sur de Madrid, en el Pozo del Tío Raimundo, en una comunidad de voluntariado jesuita, siguiendo una llamada muy fuerte de opción preferencial por los demás, y en concreto por aquellos que más lo necesitan.

A veces la vocación  se va descubriendo a medida que uno camina, no es algo de lo que uno tenga constancia de inmediato. Emprendemos caminos sin tener la certeza absoluta si ese “es el camino”. Damos pasos, retrocedemos, volvemos a retomar… Detrás de cada persona hay una historia hecha de camino, de encuentros, de deseos, de alegrías y dificultades, de personas, de casualidades. Fermín es profesor de Religión en ESO y Bachiller en el Colegio Fundación Berriz de Las Rozas-Madrid; colaborador de la editorial SM en edición de material pastoral y como formador de profesores de religión. Pero su historia no empieza aquí…

Nació en un pueblo de Cáceres, Malpartida de Plasencia, donde le marcó especialmente la figura de su abuelo con el que compartió muchas jornadas de labor escondida en el campo, en las que se fue educando una mirada contemplativa de lo sencillo y una sensibilidad grande por el cuidado de la Tierra. Se licenció en Trabajo Social y en Ciencias Religiosas e hizo un máster en Interioridad. Desde el inicio, su vida está hecha de voluntariados en barrios del sur de Madrid, de espiritualidad ignaciana, de emprendimiento social, de estar siempre al lado de “los últimos”.

Está casado con Gema, su mujer desde hace 19 años y con la que tiene una hija, María de 15 años. En esta entrevista nos acercaremos a la vida de este profesor de religión en clave personal tratando de conocer el “quién”, el “cómo”, el “qué”, el “dónde” y, por último, con la mirada puesta en el horizonte el “hacia dónde” de la educación.

EL QUIÉN. EL RECORRIDO HASTA SER DOCENTE

¿Cómo ha sido tu trayectoria docente?

Podríamos dividir mi trayectoria docente en dos momentos. La educación formal y la no formal. Primero me dediqué a la educación no formal. Durante muchos años estuve dando cursos, talleres y creando itinerarios formativos en distintos ámbitos, fundamentalmente para el sector de las ONG,S y la animación. Estuve de coordinador pedagógico varios años en diversas entidades y después monté una empresa donde coordinaba los ejes de educación y animación e impartía cursos y talleres de trabajo en equipo, metodología, habilidades sociales, resolución de conflictos… En este tiempo pude disfrutar de la docencia desde ámbitos más específicos y el diseño de una formación a medida.

Desde hace 12 años estoy inmerso en el ámbito educativo formal. Primero estuve participando desde la compensación educativa en Institutos de Madrid Sur en el distrito de Puente Vallecas. Después como profesor en el colegio Bérriz (llevo 9 años), que complemento con mi labor formativa en la educación en la interioridad para alumnado y profesorado en contextos educativos.

EL CÓMO. LA CONCRECIÓN DE LA VOCACIÓN DOCENTE

Profesor de religión, ¿por qué?

Fue casualidad o providencia, cada uno que lo determine según su profesión. Para mi fue providencia. Pues el llegar al colegio Bérriz, fue un momento en el que, a pesar de muchas circunstancias adversas, Dios marcó un camino a seguir y yo me dejé llevar por esa correspondencia. En el colegio estaban buscando una persona que fuese profesor de religión, pero fundamentalmente que dinamizase la pastoral del colegio, potenciase los proyectos de aprendizaje-servicio (por aquel entonces se hablaba más de voluntariado) y diera más relevancia al carisma de las Misioneras Mercedarias de Bérriz. Cuando fui a la entrevista nunca había oído hablar del colegio, ni de las Misioneras Mercedarias de Bérriz. Comencé con la idea de estar un tiempo escaso porque solo podían ofrecerme 8 horas y además yo no me sentí en principio llamado a esta labor de profesor. Pero el gusto por la docencia y el poder crear nuevos proyectos en el colegio que antes no existían y que me motivaron cada vez más, como el proyecto de interioridad, los microproyectos para cambiar el mundo, el aprendizaje-servicio,…

¿Cuáles crees que son los retos principales de la asignatura?

Desgraciadamente veo la asignatura de religión en un cuestionamiento constante y utilizada como instrumentación política e ideológica. El principal reto al que se enfrenta es que sea considerada una asignatura necesaria dentro de la educación. Sin su presencia no se estaría educando de manera integral y por tanto nos estaríamos alejando del objetivo fundamental de la educación. La religiosidad como dimensión antropológica y constitutiva del ser humano, tiene que estar presente en la escuela y favorecer su desarrollo competencial como el resto de dimensiones y la presencia de otras asignaturas.

Otro gran reto es el de adaptarse a una sociedad cada vez más plural e interreligiosa que tiene su fiel reflejo en las aulas. El profesor de religión tiene que acoger esta realidad y llevarle a generar metodologías innovadoras que vehiculen toda esta diversidad y pluralismo y adaptarse así al nivel de desarrollo de cada alumno.

Por último y no por ello menos importante, debe luchar por garantizar el derecho constitucional de los padres a elegir una educación religiosa concreta para sus hijos y que esta asignatura responda a esa demanda concreta.

¿Cómo ves la situación de los profesores de religión?

Me entristece la situación de los profesores de religión en general, pero de manera especial aquellos que impartimos clase en secundaria y bachillerato. Somos profesores que hemos realizado una formación específica para el desarrollo de la asignatura de tres años, más la licenciatura correspondiente y el máster.  En contraste, el resto de los profesores realiza la licenciatura y un año de máster de profesorado. No creo que haya profesorado mucho más preparado y en constante reciclaje que el de religión. Se utiliza e instrumentaliza políticamente la asignatura sin valorar realmente su importancia, trascendencia y conveniencia de estar dentro del currículo para que se cumpla con el requisito indispensable de una educación integral.

Aún así veo un profesorado de religión con esperanza. También con ilusión y convencimiento de que la asignatura en los colegios debe seguir teniendo su lugar.

EL QUÉ. LA INTERIORIDAD COMO LABOR EDUCATIVA

Como profesor en la concertada tiene experiencia de trabajo en interioridad. Además has dado formaciones en interioridad a profesores de religión de la pública. Su última iniciativa en este campo ha sido iniciar el proyecto “enprensia.es”.

¿Qué diferencias hay?

Las diferencias más importantes que detecto serían, que el profesor de la educación concertada suele disponer de un mayor número de facilidades y consensos para desarrollar la educación de la interioridad desde una sinergia de conjunto y bajo el paraguas de uno de los muchos proyectos que puedan existir en la educación en la interioridad. Mientras que el profesor de la pública se tiene que ceñir a la puesta en práctica de técnicas y acciones concretas y sin que estén aunadas en un proyecto o programa dentro de su centro educativo.

¿Cómo educar en “interioridad” en la pública desde la asignatura de religión?

La educación en la interioridad en la escuela pública desde la asignatura de religión es posible, aunque no deja de tener su complicación. Aún así ya hay profesores que están avanzando en este ámbito. Falta por un lado compromiso y convencimiento de las instituciones educativas públicas con el desarrollo e implementación de proyectos de interioridad y más tiempo y formación del profesorado de religión para que puedan avanzar al menos en su asignatura en este sentido. Cultivar en interioridad desde la asignatura de religión se puede llevar a cabo incorporando cambios que lo hagan posible. Cambios metodológicos fundamentalmente.

¿Qué es www.enpresencia.es? ¿Qué pretende ser?

EnPresencia ha sido durante varios años, un proyecto que ofrecía actividades centradas en el Mindfulness principalmente, pero también relacionadas con el yoga o el acompañamiento terapéutico. A lo largo de todo este año ha ido sufriendo una serie de cambios estructurales que le permitiesen ir convirtiéndose en un espacio donde cultivar la interioridad fuese el eje transversal del proyecto.  En este momento seguimos trabajando para que poco a poco pueda ser un proyecto de referencia en este sentido. En la actualidad EnPresencia tiene tres ejes principales que son el mindfulness, el acompañamiento y la educación en la interioridad. La idea es que alrededor de estos tres ejes se vaya generando más propuesta que vayan destinadas fundamentalmente al ámbito educativo. Pretendemos ir estableciendo cada vez más alianzas con entidades y profesionales que trabajen en este ámbito y que EnPresencia sea una comunidad que favorece, impulsa y promociona desde el encuentro, diálogo, rigor, la profesionalidad y la reflexión permanente.

EL DÓNDE. UN LUGAR, UN COLEGIO, UN CARISMA: FUNDACIÓN BERRIZ

Habla sobre el carisma de la congregación que fundó tu colegio. Qué es lo que más te atrae de su carisma.

Mi colegio fue fundado por las Misioneras Mercedarias de Bérriz. En su origen estaba situado en el barrio del Viso en Madrid, pero se trasladó a Las Rozas y pasó a ser Fundación Colegio Bérriz perdiendo la titularidad las Misioneras Mercedarias.

El carisma de las Misioneras Mercedarias es para mí muy especial. Tanto que me considero laico mercedario. Lo que más me atrae de su carisma es su mensaje liberador; “Libres para liberar” que dicen ellas. Son mujeres abiertas al mundo, amorosas con todas las personas sin excepción, con inquietud por liberar a todas las personas de sus muchas esclavitudes, hasta el punto de dar su vida en el caso de que fuese necesario.

Si tenéis oportunidad de ir a Barnezabal, que es la casa de espiritualidad que tienen en la localidad de Bérriz, se puede comprobar enseguida qué carisma se destila. Tienen una casa transconfesional donde el cuidado, el detalle y la acogida son exquisitos con cualquier persona que llega. Una espiritualidad que tiende puentes entre las religiones y aúna a todos bajo el amparo de un mismo Dios especialmente amoroso, entrañable y que acuna como una madre a sus hijos deshaciéndose en cuidados.

EL HACIA DÓNDE. UNA ESCUELA EN SALIDA

¿Cómo crees que será el colegio y la educación del futuro?

Imagino al profesor como guía y facilitador de aprendizaje. Imagino un colegio donde se trabaja con actividades integradas, cooperativas y por proyectos. Donde el entorno (“el tercer profesor”) cobrará un protagonismo especial y donde la transformación digital no estará presente como ahora, sino que será más instrumental. Para ello la innovación educativa, tiene que volver a centrarse en la persona y aprovechar todo aquello que la neurodidáctica nos está aportando para educar mejor.

¿Cómo se podría aterrizar el concepto de “Iglesia en salida” en la escuela concertada? ¿Y en la asignatura de religión?

El Papa Francisco hace un llamamiento a la Iglesia a tener una presencia mayor en el mundo y lo hace poniendo un foco especial en aquellas personas que viven en especial vulnerabilidad.   El reto de la escuela concertada y también de la asignatura de religión, es acercar el mensaje del evangelio desde la alegría, la apertura, el dinamismo y un espíritu misionero que sale al encuentro del otro. “Iglesia en salida” que no se queda dentro de las iglesias o de las aulas, sino que sale al encuentro de aquellos que tenemos en nuestro entorno más cercano y que más lo necesitan. Algunas de estas acciones pueden ser formar comunidades que compartan la fe, facilitando el voluntariado y el aprendizaje-servicio, generando lazos entre diversas entidades  del entorno que ofrezcan actividades de compromiso  y sensibilización con la mejora del mundo que nos rodea…

También contribuyendo con aquellos que están más allá de nuestras fronteras, pero que no podemos dejar fuera de una hermandad global con ellos. Se puede hacer a través de campañas de sensibilización, solidarias, con mesas redondas, generando debates, con mesas de experiencias donde personas o entidades  muestren de primera mano otras realidades. Creo que no solo es un reto, también es una oportunidad para todos los cristianos. Especialmente para aquellos que no hemos optado por una vida consagrada, pero sí queremos comprometernos con el espíritu misionero y en la línea de la espiritualidad y acción misionera que el Papa Francisco demanda de esa iglesia en salida.

5 Comentarios
  1. Javier dice

    Grande Fermín eres muy buen profesor de religión y ojalá no la quiten porque de verdad se nota q te gusta

  2. Ignacio dice

    Gran profesor y sobre todo gran persona. Poco a poco seguro que lo consigues. No te rindas. El mundo se te queda corto. Siempre demostrando porque esta asignatura es ta importante y porque no se puede quitar.

  3. Fermín dice

    Gracias Javi!
    La verdad es que me encanta y disfruto mucho con vosotros. Sois geniales!!!

  4. Fermín dice

    Ignacio, mil gracias por tu comentario. Claro que no me rindo. Esta asignatura aún tiene mucho que aportar y decir, sin ella no sería una educación integral. Abrazos enormes!!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web usa cookies para mejorar tu experienciae. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar si lo desea Aceptar Leer más